Cita en Ganryu-jima

Probablemente, el duelo entre samuráis más famoso de la historia fue el mantenido entre Sasaki Kojiro y Miyamoto Musashi el 13 de abril de 1612, en una pequeña isla al sur de Honshu, posteriormente conocida como Ganryu-jima. Ambos samuráis eran los dos mejores espadachines de su época: Kojiro, un consumado maestro fundador del estilo Ganryu (esgrima con una katana más pesada y larga de lo habitual), proclamado Maestro de Armas del clan Hosokawa; Musashi, un shugyosha que había ganado fama y respeto en su largo peregrinaje del guerrero, hasta el punto de recibir el sobrenombre de “el Santo de la Espada”.

Como suele suceder en la historia premoderna japonesa, los hechos se confunden con la leyenda, pero según lo recogido en crónicas de la época, Miyamoto Musashi llegó a la pequeña isla varias horas después de lo acordado. Algunos especulan que su intención era que la puesta de sol, que quedaba a espaldas de su punto de desembarco, deslumbrara a su rival durante el combate; otros que pretendía aprovechar el cambio de marea para huir de la isla en caso de vencer, pues estaba seguro de que los discípulos de Kojiro no le permitirían abandonar el lugar con vida. En cualquier caso, presentarse tarde en los duelos era una estrategia habitual de Musashi para desestabilizar a sus rivales.

Llegó solo en una barca, empuñando un largo bokken que no era sino uno de los remos de repuesto tallado con su wakizashi. Su aspecto harapiento y la aparente improvisación del arma de Musashi encolerizaron a Kojiro aún más. Lo cierto es que la despreocupación de Musashi escondía una táctica bien meditada: Kojiro, con su katana de 90 cm, que blandía con la rapidez y agilidad de un arma más liviana, tenía una ventaja manifiesta sobre los sables usados por sus rivales. Esa ventaja quedaba neutralizada con la improvisada arma de madera de Musashi.

musashi_kojiro

El duelo, recreado en multitud de películas, cómics, pinturas y esculturas, se produjo a la puesta de sol: tras unos primeros lances, Musashi alcanzó en la cabeza a Kojiro, postrándolo en el suelo. Un posterior golpe lateral rompió las costillas de su rival perforándole un pulmón, lo que acabó con su vida. El vagabundo abandonó la isla inmediatamente, antes de que los asistentes pudieran reaccionar. Fue el último duelo mortal de Miyamoto Musashi, que años después se retiraría a un refugio de montaña, consagrando sus días a la talla de la madera y a recoger sus reflexiones y enseñanzas en el mítico Libro de los Cinco Anillos.

Anuncios

¿Y tú qué opinas?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s