Japón, primeros apuntes

Esto no es un blog de viajes, pero pocas veces tiene uno la oportunidad de pasar un par de semanas en Japón, así que me vais a perdonar que os ponga los dientes largos. Ahora mismo nos encontramos en un autobús que nos lleva por pueblos de montaña como Takayama y Tsumago, una región por la que pasaba la antigua ruta Nakasendo y que aún conserva mucho de su idiosincrasia, como las antiguas casas con techo de paja (gasho-zukuri) y algunas de las hospederías donde se alojaban los samuráis que recorrían el camino oficial con destino a Edo.

20140415-001846.jpg

20140415-002010.jpg
Es nuestra primera inmersión en el Japón más rural. Hasta ahora sólo hemos conocido la otra cara del país: la de una modernísima metrópolis como Osaka o la suntuosa historia de la capital imperial, Kioto. A falta de conocer la gran megalópolis que es Tokio, sólo puedo decir que las grandes ciudades japonesas me están pareciendo muy distintas a las europeas: ordenadas, extremadamente limpias, poca contaminación y concienciadas de la necesidad de tener un espacio natural (ya sea un parque o un jardín) en cada barrio y cada calle.

20140415-001432.jpg
En Kioto, por ejemplo, basta con apartarse un poco del bullicio de las grandes avenidas comerciales para encontrarse con vecindarios de atmósfera sosegada, escasos de turistas pero repletos de tiendas de barrio, talleres de artesanía o izakayas. No sé cómo serán Nagoya u otras grandes urbes, pero Kioto parece la ciudad ideal: cosmopolita, bonita y cómoda. Hasta la última callejuela tiene su encanto, no digamos ya su infinidad de templos y santuarios, o los barrios tradicionales como Gion y sus geikos (la actitud de los turistas con estas chicas, la manera en que se lanzan en su camino para fotografiarlas sin permiso, ya es otra cuestión).

20140415-002450.jpg
No voy a ser como los que pasan una semana en un país y ya pretenden pontificar sobre el mismo, sólo tengo mis impresiones, pero por ahora son inmejorables. Venía enamorado de la cultura y la historia japonesa, pero creo que lo que más me está sorprendiendo es su gente. En pocos días ya tenemos varias anécdotas de personas que viéndote confuso o despistado, se acercan e inician una conversación para intentar ayudarte. No importa que apenas hablen inglés o que sepan que la charla va a resultar confusa, al menos lo intentan. El primer día que cenamos fuera en Osaka, en un “kaiten sushi” con su cinta transportadora de platillos, nuestro vecino de barra se encargó de explicarnos todo a base de gestos y buena voluntad: el precio de los platos, cómo prepararte el té verde, cómo amontonar los platos para que el camarero los cuente… Y no ha sido el único que ha acudido al auxilio de estos turistas despistados. Es difícil no sentirse bien recibido, y uno no puede evitar recordar experiencias anteriores en grandes ciudades europeas mucho menos acogedoras con el visitante.

20140415-002925.jpg
De los japoneses se dice que sufren una presión que sería insoportable para cualquier occidental en los estudios y el trabajo, se habla de su exagerada contención de las emociones, de su obsesión por el protocolo… Por ahora sólo puedo decir que son personas atentas, afectuosas y con bastante sentido del humor (nuestra guía, Yuriko, da prueba de ello cada día). En absoluto frías. La sensación general es que agradecen sinceramente el que alguien muestre interés en su país.

20140415-001608.jpg
Y a todo esto hay que sumar que la flor de cerezo nos está acompañando durante el viaje. El espectáculo de girar una esquina y encontrarte con un canal flanqueado de sakuras es sobrecogedor, o contemplar mientras esperas el tren cómo el río arrastra las pinceladas rosas que han nevado sobre la corriente. No sé cómo será vivir en Japón, no sé si será una sociedad tan inhóspita como algunos dicen, pero os aseguro que visitar este país está resultando una experiencia inolvidable.

20140415-004519.jpg

Anuncios

10 thoughts on “Japón, primeros apuntes

  1. Pues te animo, David, a que compartas cuantos viajes hagas. Qué envidia, me encantaría poder ir a Japón y ver todo eso que cuentas. Yo me contento con acercarme al parque de la zona EUR de Roma donde estos días también hemos disfrutado de la floración de los cerezos, unos árboles que regaló el gobierno nipón a la Ciudad Eterna.

    Me gusta

  2. Yo estoy cada dos por tres mirando el FB a ver cuáles han sido vuestras vivencias de ese día y se las cuento por la noche a Pedro y decimos…”Tenemos que ir a Japón! Así que de alguna manera, Gracia y tu traéis un poco de allí a nuestro pisito de Estocolmo y aprendemos mucho y muy interesante. Seguid bien, queridos amigos…y sigue contando, que yo me lo estoy pasando genial.

    Me gusta

  3. David comparto contigo la idea de que Japon me esta sorprendiendo por su cultura y gentes… Pero he de decir que la experiencia de compartir este viaje con vosotros, lo esta haciendo aún más especial….

    Me gusta

¿Y tú qué opinas?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s