Hasta luego, Lucas

Esta es la cara que se le queda a uno después de cobrar 4 mil millones de dólares.

Perdón por el título, pero no podía resistirlo. Y es que la exacerbada reacción que la comunidad está teniendo ante la venta de Lucasfilm (y el resto del lote) a la factoría Disney hace que se me vengan a la cabeza todo tipo de chistes malos. ¿Os imagináis a esos warsies yendo a comprar merchandising a la tienda Disney? Pobres niños traumatizados…

Supongo que todos sabréis de lo que hablo, pero por si acaso, habrá que decir que esta semana se ha anunciado que George Lucas vendía la totalidad de su empresa (que incluye, además de la productora ‘Lucasfilm’, otras marcas tan emblemáticas como ‘Industrial Light & Magic’ o la desarrolladora de videojuegos ‘LucasArts’) a Disney, todo ello por el montante de 4.000 millones de dólares, que tampoco parece mucho si se tiene en cuenta que la casa del ratón más famoso del mundo pagó 6.500 millones por Pixar, una productora con un prestigio ganado a pulso, pero que en su breve historia habría generado mucho menos dinero que el imperio de Lucas.

La operación se enmarca en el proceso de expansión que Disney, la última gran productora independiente, ha puesto en marcha desde 2006. Consciente de la necesidad de competir en sectores culturales donde no tenía peso, el nuevo CEO de la compañía, Robert Iger, negoció con Steve Jobs la compra de Pixar, el mejor estudio de animación en la actualidad junto con Ghibli (al que Disney también ha tentado con suculentas ofertas, aunque los japoneses se resisten a perder su independencia pese a la delicada situación económica de la compañía fundada por Miyazaki). Esta expansión continuó con la compra hace más de dos años de la editorial Marvel, y el círculo parece cerrarse con esta nueva adquisición. El resultado es que gran parte de los iconos culturales más potentes del último tercio del siglo XX quedan en manos de una sola empresa. Y, sinceramente, no entiendo por qué esto debería preocuparnos.

La peor pesadilla de un warsy. Nunca un lord Sith dio tanto miedo.

Es bien sabido que Disney dota a todos sus productos de un sello “familiar”, justo lo que siempre ha hecho Lucas. No es que el universo Star Wars fuera precisamente cruel, violento y cargado de sexualidad explícita. Más aún desde que sabemos que Solo no disparó primero. Tampoco podemos temer porque un cambio de manos pueda echar a perder el recuerdo de la trilogía original, porque eso ya lo hizo su propio creador con los episodios I, II y III.

Lo cierto es que al universo Star Wars le puede venir de maravillas este cambio de manos, ya que Lucas se había vuelto más bien perezoso a la hora de explotar su creación, limitándose en los últimos años a vivir de los réditos del merchandising y de la concesión de licencias. De hecho, sus propias empresas apenas han iniciado nuevos proyectos de entidad desde la segunda trilogía, y recordemos que La Venganza de los Sith se estrenó hace ya siete años.

Lo primero que ha hecho Disney ha sido anunciar un Episodio 7 con George Lucas como mero asesor, idea que al que esto suscribe no le parece mala en absoluto. Ford Coppola dijo en alguna ocasión que Star Wars había privado a Hollywood de un gran director, y yo no podría estar más en desacuerdo. Creo que Lucas ha sido un productor visionario, casi mágico, capaz de dar comienzo con 11 millones de dólares (el irrisorio presupuesto de la primera película) a un universo de ficción como nunca antes se había visto en el cine, más maravilloso aún por lo que se intuía que por lo que se mostraba. Sin embargo, El Imperio Contraataca (dirigida por Irvin Kershner) y El Retorno del Jedi (Richard Marquand) siguen siendo las dos mejores películas de la saga; no parece, por tanto, que vayamos a echar de menos a Lucas con la gorra de director.

El californiano ya hizo su parte del trabajo: crear un trasfondo y unos personajes que se han demostrado carismáticos y atemporales, ahora otros pueden seguir dándoles vida. Algo que no debería suponer un problema para nadie, ya que el mismo Lucas diseñó Star Wars como un universo abierto capaz de acoger diversas historias en distintos medios, con el objetivo siempre de convertirlo en un negocio perpetuo. Así que los que hablan de “traición al espíritu original”, deberían pensar que la space opera de los Skywalker ha llegado a ser el icono que es precisamente por el espíritu mercantil de su creador, que la convirtió en mucho más que una película.

Además, el proceder de Disney con aquellas empresas que ha adquirido también permite ser optimista: Pixar ha mantenido su libertad creativa, los editores de Marvel siguen en su lugar sin que nadie les diga cómo deben llevar un negocio en el que han estado metidos durante medio siglo y, de hecho, sus mejores películas han llegado de la mano de Disney. Qué nos hace pensar que una hipotética Star Wars dirigida, pongamos, por Joss Whedon sería peor que la última trilogía. De hecho, yo apostaría más bien por lo contrario.

Star Wars 1313, la última oportunidad de LucasArts de volver a ser alguien en la industria del videojuego.

Disney ya ha anunciado que los proyectos que las empresas de Lucas tienen en marcha siguen adelante con todo el mundo en su puesto de trabajo, entre ellos el único realmente ilusionante: el juego Star Wars 1313, primera superproducción de LucasArts después de años licenciando derechos, y que es una aventura descaradamente inspirada en la saga Mass Effect de Bioware, a su vez descaradamente inspirada en la propia Star Wars (aunque con un tono más adulto y complejo). Esperemos a ver qué pinta tiene ese Episodio 7 antes de rasgarnos las vestiduras, aunque a mí, a priori, ya me tienen ilusionado.

Anuncios

3 thoughts on “Hasta luego, Lucas

  1. Me pillas saliendo de casa y no me puedo extender mucho, pero así, a bote pronto, te diré que soy una de las mosqueadas con la operación. No me gusta que Lucasfilm no esté en manos de Lucas. Y mucho menos que esté en manos de Disney, por muchos motivos, aunque sobre todo sentimentales. Estos días la gente se ha centrado mucho en Star Wars, algo que, la verdad, no me preocupa demasiado. Star Wars es La Trilogía. Punto. Lo demás son añadidos que, por muchos que sean y por muchos que estén por venir, son sólo eso, añadidos. Pero Lucasfilm no es sólo Star Wars. Es también Indiana Jones. Y eso sí me preocupa más.

    En otro orden de cosas, si incluimos a la ILM (e imagino que a Skywalker Sound, aunque no he visto el dato), la operación es hasta barata. Otra cosa son las contraprestaciones que obtenga Lucas con sus acciones en Disney (ya ha dicho que mil millones de la parte en efectivo los va a donar a una fundación relacionada con la educación, no recuerdo cuál), que por ahora desconozco.

    Creo que ya quedó claro con lo que dije antes de que Star Wars es La Trilogía (no los refritos), pero por si acaso: Han Solo disparó primero. E hizo bien.

    PD: Por desgracia, nunca sabremos si Coppola tenía o no razón. Yo creo que sí. Me gustaría saber cómo habría sido Lucas de no haber existido Star Wars.

    Me gusta

  2. No estoy muy seguro de cómo afecta el acuerdo a Indiana Jones. Según he leído por ahí, los derechos de explotación cinematográfica del personaje están en manos de la Paramount de un modo semejante a cómo Columbia o la Fox retienen los de “Spider-man” y “X-Men” respectivamente. Si esa información (no contrastada, ojo) está en lo cierto, para ver una nueva cinta de Indy bajo el paraguas de Disney haría falta otro millonario acuerdo entre la casa del ratón y la Paramount.

    Por otro lado, a mí actualmente el universo Star Wars me importa más bien poco. La nueva trilogía no pasa de entretenida (en el mejor de los casos) y no le he hecho demasiado caso a las revisiones (con nuevos FX y cambios de actores y demás) que el tito Lucas ha perpetrado con las tres entregas originales. Desde el momento en que supe que habían cambiado la música de la fiesta final en Endor yo me bajé de ese tren. Con lo que mola el tema, jajaja: http://www.youtube.com/watch?v=np6vAuS0KNs

    Ahora bien, como comentábamos por facebook, las posibilidades que se abren con la salida de Lucas son muchas y, en algunos casos, muy jugosas: desde spin-ofs hechos con respeto y buen gusto por directores con talento (mencionas a Whedon y yo, que bebo los vientos por “Firefly”, digo “fuck yeah!”) hasta adaptaciones animadas de los juegos clásicos de LucasArts (“Day of the Tentacle”, “Sam & Max”, “Grim Fandango” o, por supuesto, la saga “Monkey Island”).

    Si ya sabíamos que el universo creado por Lucas iba a seguir extendiéndose masivamente en los años venideros (igual que lo ha hecho hasta ahora), ¿qué hay de malo que sea en beneficio de un estudio que ha sabido gestionar perfectamente otras adquisiciones tan valiosas como Pixar o Marvel? Por mi parte, que hagan las cosas como les apetezca: y si luego el resultado es bueno, allí me tendrán apoyándolos. Talibanismos geeks cero.

    Me gusta

  3. Lo cierto es que yo siempre he considerado a Indy una creación más de Spielberg que de Lucas, porque tiene todos los rasgos de su cinematografía. Aun así, digo lo mismo que con SW: no sé por qué Disney podría estropearlo, no al menos más de lo que ya hicieron con La Calavera de Cristal. De hecho, Indiana Jones me parece muy Disney.

    Y a mí me pasa lo contrario que a vosotros: lo que más me interesa del universo Lucas es Star Wars, me parece el corazón de su imperio de entretenimiento y un hito cultural sin precedentes. GL creó con su space opera un trasfondo complejo y atractivo, capaz de albergar historias interesantísimas, y creo que ha estado infrautilizado. En los últimos años lo único que ha hecho es explotarlo de forma perezosa, y yo quiero buenas historias de Jedis y de Sith, de cazarrecompensas y mercenarios.

    Por no hablar de lo que comenta Jero: ¿Qué ha pasado con todas esas grandes franquicias que creó LucasArts en los 90? Por qué no ha habido más Maniac Mansions, Looms, juegos de Indiana Jones, Star Wars… producidos por la propia LucasArts? Con lo que ha evolucionado la tecnología interactiva, ¿os imagináis lo que podría ser una aventura de Indiana Jones (a lo Gates of Atlantis) o SW desarrollada a día de hoy por sus propios creadores? O una serie ambientada en el universo Star Wars rodada con un presupuesto similar al de Juego de Tronos? Tantas posibilidades…

    Me gusta

¿Y tú qué opinas?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s