De por qué las TV de pago nos obligan a descargar series de Internet

El otro día leía una entrada en el blog de Mninha donde comentaba unas declaraciones vía Tweeter de la dircom de Fox International Channels en Europa (Belén Frías). Básicamente, la responsable de prensa de la multinacional se quejaba de un reportaje publicado en el blog Quinta Temporada de El País, donde se daba una visión, digamos, positiva de la gente que subtitula series por amor al arte.

Traigo el tema a colación porque creo que ver series se ha convertido en uno de los principales pasatiempos de nuestra generación, dado el elevado nivel que tiene en los últimos años la ficción televisiva (que le está ganando la mano al cine) y lo fácil que es, gracias a Internet, seguir las series que nos interesan, algo posible merced a una larga cadena de personas que ripean, coordinan voces, subtitulan y comparten de forma (en su mayoría) desinteresada. Y es que series como The Good Wife o Homeland, por citar dos recientes, te aseguran un entretenimiento de más calidad y barato que el que probablemente te ofrezca una entrada de cine.

Como es lógico, los responsable de las televisiones de pago claman ante este modelo de consumo alegal que ellos tildan de piratería (calificativo discutible, ya que la piratería implica un ánimo de lucro que no se da, por ejemplo, en las descargas P2P). Insisten en culpar al usuario de haberse habituado a un “todo gratis” que no se puede sustentar, y si bien es cierto que la industria debe cobrar por los contenidos que genera (si no, simplemente dejaría de haber contenidos), también lo es que debe adaptarse a las necesidades del consumidor y no imponerle un modelo de explotación (el de la emisión lineal de la programación) completamente obsoleto.

Vivimos en la era de Internet, en la que el consumidor de contenidos se ha habituado a disponer del producto al instante: cuando quiera, donde quiera y como quiera, sin estar sujeto a las emisiones de horario fijo propias de la tecnología del pasado siglo, y que ya sólo tiene sentido para los programas en directo (como el fútbol). Lo que ellos pretenden para su comodidad es, ni más ni menos, que el usuario involucione en sus hábitos de consumo.

Yo pago por las series de dos formas: comprándolas en DVD y pagando Imagenio, en este segundo caso, pago incluso por series que no veo ni me interesan lo más mínimo. Aun así, todas las series que se emiten en los canales por los que pago las termino viendo descargadas de Internet ¿Por qué? Porque mi pareja y yo no podemos adaptar nuestras vidas a los horarios de emisión de las cadenas. Al final, webs como Mejortorrent o Seriesonline terminan por prestarme un servicio que deberían darme los canales digitales por los que estoy pagando: poder ver su programación a la carta, con libertad de horario y reproducción, con opción de VO y de subtítulos.

Técnicamente es posible. Canal+ ha dado un primer paso con su servicio Yomvi, que permite visionar las series y películas de los canales contratados a través de su plataforma online; pero otras plataformas digitales, como Imagenio, no hacen ningún avance en ese sentido. Es mucho más fácil culpar al consumidor que acometer la inversión tecnológica necesaria.

Anuncios

¿Y tú qué opinas?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s