Terremoto y tsunami en Japón

El viernes me desperté y puse la TV para escucharla mientras me afeitaba (como hago siempre), pero me quedé clavado delante de la pantalla: estaban mostrando en directo cómo un tsunami avanzaba hacia la costa norte de Japón, a punto de llegar a Miyagi. Tsunami, ese fenómeno natural que toda la vida ha tenido nombre en español (maremoto) pero que el pueblo japonés se ha ganado el derecho a bautizar, por haberlo sufrido más que nadie. Ese día fui sin afeitarme al trabajo porque no pude despegarme de la TV, y mientras veía las imágenes del terremoto y sus efectos en Tokio, me acordaba de la gente que conozco en esa ciudad, o que han nacido allí y tienen en ella a sus familias. Personas a las que no conozco en persona, pero de las que tengo noticias a diario a través de sus blogs, con las que me comunico frecuentemente, a través de mensajes, correos electrónicos o tweets, y estuve preocupado por ellos hasta que, poco a poco, han ido dando señales de vida.

Es curioso lo que Internet nos está haciendo a la gente: nos hace empatizar con personas a las que no hemos visto y, probablemente, no veremos jamás. Se ha hablado mucho de que la información y el periodismo ha cambiado drásticamente en los últimos años, ya no dependemos de los medios de comunicación para saber lo que pasa en el mundo, sino que a través de YouTube, Flickr, los blogs, Twitter… los ciudadanos nos hemos convertido en cronistas de nuestra realidad. Pero creo que la verdadera aportación de Internet, lo que realmente está consiguiendo, es que ya no asistamos a los dramas de forma deshumanizada, que estas tragedias no se queden en macabras cifras en los titulares, sino que se conviertan en algo que te afecta personalmente, porque eso que ahora llamamos redes sociales o Internet 2.0 te acerca de manera personal y emocional al otro lado del mundo.

He visto vídeos en YouTube de gente asustada en las oficinas, en sus casas, en los supermercados… he leído cientos de tweets de gente que estaba contando en directo lo que vivían, he leído entradas en blogs que sólo buscaban tranquilizar a los amigos que por allí pasamos (imagínate, con el caos en que se debe haber convertido sus vidas, acordarte de abrir tu ordenador para decirle a unos pocos que estás bien, que sigues vivo). Ayer dejé de informarme del desastre a través de los medios profesionales, y empecé a hacerlo a través de los mensajes que la gente dejaba en los blogs o a través de Twitter, porque tenía la impresión de que me daban una perspectiva más real de la situación que la prensa, tan obsesionada por sus titulares gruesos y sus macabros contadores de víctimas (mi enhorabuena a ElPais.com, que no ha dado una sola cifra sobre el número de víctimas, y se ha limitado a informar sin centrarse en los detalles escabrosos o el “drama humano”, como eufemísticamente se le llama en la profesión a lo que no es más que morbo).

Tristemente, el pueblo japonés está acostumbrado a sufrir, su estoicismo y capacidad de superar situaciones adversas son bien conocidas, y Japón es un país que ha luchado contra los terremotos y sus efectos durante toda su historia, por lo que, probablemente, no exista nación mejor preparada para una catástrofe como ésta. Es cierto que en otros países un terremoto de 8,9 hubiera supuesto una auténtica masacre (el de Tailandia en 2004 tuvo una intensidad 7,8 richter), pero desde allí nos insisten en que lo peor no ha sido el terremoto, sino el tsunami que sobrevino después. Por más que las personas intentemos prepararnos, la naturaleza insiste en recordarnos que estamos a su merced.

Sólo quería desear ánimo a todos los japoneses que han visto como su vida se ha desmoronado a su alrededor en unos pocos segundos, y enviar un fuerte abrazo a nora, Macarena, Oskar, MiuMiu, Nuria y a todos los que forman parte de mi día a día, quizás sin que ellos lo sepan.

Anuncios

¿Y tú qué opinas?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s