London: Look right…

Breve entrada desde Londres para dejar mis primeras impresiones. Vaya por delante que necesito algún tiempo para reposar los viajes, dejar que las experiencias y sensaciones se asienten y poder formarme una opinión clara de lo que he visto. Pero está claro que uno no sabe lo que es una ciudad cosmopolita hasta que pisa Londres. No sé cómo serán New York, Tokio o Berlín, pero la capital de UK es un auténtico crisol cultural, y no me refiero sólo a los movimientos culturales (arte, cultura urbana, música…) sino a la cantidad de nacionalidades distintas que conviven aquí.

El colmo de la multiculturalidad: un café chino de nombre español en pleno Soho londinense. ¿Lo regentará un alemán?

Por cierto, nunca me imaginé que pudiera haber tantos españoles fuera de España. Puedes recorrer Londres de punta a punta casi sin necesidad de hablar inglés. Esto ha provocado divertidos incidentes como el que dos compatriotas hablen de ti delante de tus narices, para descubrir al rato (con evidente sonrojo) que tú también eres español. No sé, tampoco tengo cara de british… será porque los gaditanos tenemos Gibraltar cerca.

¿Más anécdotas divertidas? Mi camiseta de Iniesta provocó unas cuentas: desde felicitaciones por parte de los ingleses, pasando por un alemán que pensaba que había asistido a la final del Mundial por llevar la camiseta conmemorativa (la inscripción bajo el escudo), o el hecho de que uno de los porteros de Westminster Abbey nos atendiera antes que a unos holandeses porque “the spaniards won you deservedly, so they are first, sorry guys”. Afortunadamente, los holandeses no se lo tomaron nada mal ; )

Respecto a lo que hemos visto hasta ahora, me quedo con el mercado de Camden, que es una experiencia espectacular. Para mí es mucho más original y divertido que el de Notting Hill, que es un mercado al uso. Los museos también son geniales, aunque casi todo lo que tienen es expoliado a otros países (duele ver los frisos del Partenón expuestos en el British Museum), y los parques son una auténtica maravilla (con ardillas correteando junto a ti mientras tomas el sol en la hierba), desde luego cambian por completo la fisionomía de la ciudad. El transporte público va bien, pero los he visto mejores. Quizás a esta impresión contribuya la huelga de metro que sufrimos el día de nuestra llegada: cuatro horas y media para llegar al hotel desde la estación de Liverpool St., un trayecto que otros días hemos hecho en 25 minutos.

Concluyendo, Londres es realmente una de las capitales del mundo: inmensa, multicultural, plagada de turistas y, pese a ello, acogedora y amable. Eso sí, recuerda que esto es Londres. Mira a la derecha antes de cruzar.

Anuncios

¿Y tú qué opinas?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s