Inteligencia vs felicidad

Hoy me pongo metafísico y lanzo esta reflexión encapsulada (y simplificada) en su planteamiento: ¿es la inteligencia enemiga de la felicidad? Vale, quizás el término exacto no sea inteligencia. Quizás sea conocimiento, o experiencia. Lo expongo de nuevo: ¿la ignorancia da la felicidad? ¿No os parece que la gente reflexiva, que intenta actuar con responsabilidad, que se ha llevado palos antes y es consciente de que se puede llevar otros… no os parece que tienen más dificultades para ser felices?

Observo a unos y a otros, y me da la impresión de que aquéllos que son más irreflexivos, que se dejan llevar por los impulsos, menos preocupados por el futuro, menos perceptivos y conscientes de los problemas cotidianos, son más felices. Me voy al extremo para explicarme mejor: ¿habéis visto a los perros? ¿No os parecen más felices que la mayoría de los humanos? Ellos con comer, saltar, correr, dormir y, cuando toca, echar una cana al aire, son seres plenos. Vale que tienen una vida un tanto limitada y pasan por este mundo sin enterarse muy bien de lo que pasa pero, aparentemente, son felices. Y si en esta vida lo mejor a lo que uno puede aspirar es a ser feliz (por lo menos es a lo que yo aspiro), ¿no hubiera sido mejor nacer perro?

Mi novia dice que la clave es la inocencia. Cuanto más inocente se es, más fácil es sentirse feliz. Claro, que la inocencia es como el tiempo: cuanto más tienes más fácil es perderla. Cuanto más vives y más golpes te da la vida, más suspicaz y menos inocente te vuelves, así que parece inevitable que los años jueguen en contra nuestra cuando se trata de ser felices.

También puede ser que la felicidad no exista, que no sea más que una sensación fugaz e idealizada, y que a lo máximo que podamos aspirar es a estar satisfechos con nosotros mismos, a sentirnos en paz con nuestras vidas. Brad Pitt dijo (sí, lo juro) que “la felicidad está sobrevalorada”. Sea lo que sea que entendamos por felicidad no me parece que esté sobrevalorada, y tampoco creo que el paso del tiempo (o el que le demos más vueltas a la vida) nos haga más impermeables a la felicidad. Al menos no necesariamente. Los asiáticos (que nos dan mil vueltas a la hora de llevar la filosofía al terreno práctico) descubrieron hace mucho que la clave estaba en vivir sabiamente, en ser consciente de nuestras circunstancias, asumirlas y vivir con ellas. Sólo así se podía ser feliz. Lo expresaron de muchas maneras, pero una de las que más me gusta es esta cita de Confucio: “Si tus problemas tienen solución, no te preocupes. Si tus problemas no tienen solución, no te preocupes”.

Anuncios

9 thoughts on “Inteligencia vs felicidad

  1. Lo 1º David, decirte q me ha encantado tu reflexión y al leerlo me he remontado tiempo atrás cuando leí un texto de Borjes que habla justamente de la vida y cómo las experiencias que acumulamos nos hacen cambiar nuestra forma de ver las cosas (si a alguien le interesa, lo cuelgo aquí)Yo estoy más con la 1ª idea que lanzas, creo que el concepto FELICIDAD es bastante subjetivo y que las expericias que vivimos nos van guiando en cuanto a lo que nos llena interiormente y necesitamos para estar bien.También considero que hay que dejarse llevar, sin perder de vista la racionalidad pero que no se debe llevar a la práctica aquello de “que paguen justos por pecadores”. Creo que la principal persona que paga es la misma que se ha llevado el palo, porque vas perdiendo esa inocencia poco a poco. A mí personalmente, me entristece q con el tiempo se pierdan ciertos aspectos como la confianza en los demás, pero creo que clave está en encontrar el punto medio entre lo que somos y lo que tenemos y evitar idealizar lo que nos rodea o queremos alcanzar. Yo, me encuentro en pleno proceso chic@s… y la verdad, no es nada fácil…

    Me gusta

  2. MMMM….Oye yo siempre quise ser un águila o halcón!!!y no solo volar en mis sueños…Pq un perro??jaja..Lo bueno de todo esto..es que todos hemos usado y gastado parte de nuestro time en pensar en la vida, en los sueños, en la planificación de unas metas…pero como siempre digo…todo es fácil, sencillo y claro mientras no entren los sentimientos…No será que somos unos animales soñadores y envidiosos que solo queremos lo q no podemos tener y que solo aspiramos a un sueño y muchas veces en el sueño de otros? Acaso el sueño de fulanito es mejor que el mío? No será que el secreto de la felicidad es la capacidad de ser realista de nuestras capacidades y actitudes antes el mundo q nos rodea?Acaso perdemos, por decirlo así, mas el time en soñar una vida idealizada que en realmente vivir nuestro presente?Pensáis que hay q llamarlo riesgo o simplemente es un el pago o tributo a la felicidad..pq realmente cuando hacemos lo q queremos en ese momento somos felices..ese es nuestro presente, nuestra puerta a la felicidad, a la alegría inmediata..Pq a veces pienso q damos mas de lo q debemos por vivir un solo instante, por sentirnos vivos y a lo único q aspiramos y luchamos es en alargar ese momento….No creo en soluciones universales ni en formulas…ni en reacciones químicas que se producen entre dos personas (hablando de amor)… Solo puedo deciros que mi meta en esta vida como creo q en la de cualquiera es ser feliz…y lo peor de todo es q no tengo la certeza de ser capaz de hacerlo sin compartir mi vida con la persona que amare, con la q quiera envejecer y quisiera pasar el resto de mis días….y esa es una experiencia nueva, única e imposible de realizar sin vivir la única vida y oportunidad que tenemos…

    Me gusta

  3. Parece que todos estamos de acuerdo con Confucio. Que no podemos esperar a que el viento sople según queramos para ser felices, sino que debemos asumir lo que tenemos y aprender a ser feliz (o a estar satisfechos) con ello. Mejorar lo que podamos mejorar en nuestras vidas, y aprender a vivir con lo que no podemos cambiar. Muy fácil de decir, pero muy difícil de llevar a la práctica. Insisto en que los perros lo tienen más fácil.

    Me gusta

  4. Pues yo creo que para ser feliz hay que ser inteligente, obviando cosas innecesarias y aprovechando las buenas. Y ser inocente si, es bonito, pero es también un camino muy fácil en el que te puedes perder muchas cosas…de todas formas..a mi me gustaría una temporaita ser uno de mis chuchos, q los mios viven de arte al menos jaja…y sobre todo no aguantan ugetitos jaja

    Me gusta

  5. Felicidad: (Del lat. felicĭtas, -ātis).1. f. Estado del ánimo que se complace en la posesión de un bien.2. f. Satisfacción, gusto, contento. Las felicidades del mundo3. f. Suerte feliz. Viajar con felicidadEstas son las definiciones del DRAE, y creo que la expresión clave es «estado de ánimo». Todos estaremos de acuerdo en que no es algo constante y que, de hecho, nunca debería serlo…Considero que no hay una fórmula mágica y universal para alcanzar ese estado de ánimo, pero en lo que coincido plenamente contigo es en que la ignorancia (que tiene un valor neutro) o la inocencia (que tiene un valor positivo) ayudan bastante…pero también ayudan la negación voluntaria e indigna de la realidad, la falta absoluta de conciencia, de vergüenza, y otras miserias humanas.

    Me gusta

  6. Cordial saludo DavidMe gustaría encarecidamente pedirte el favor de regalarme la referencia bibliográfica de la frase que introduce este blog: "…tras mucho tiempo por fin el viajero llegó a casa, sólo para darse cuenta de que en el camino estaba su verdero hogar" willyesidlopez@gmail.com Inmensamente agradecido.

    Me gusta

  7. Compañero Willy, lamento no poder darte la referencia bibliográfica de la frase porque es una ocurrencia del que suscribe (al menos eso creo, porque a veces uno escribe cosas y realmente las está recordando). La entrecomillo para que parezca una cita, pero sólo es una manera de hacerme el interesante en mi blog (jeje). Quizás te pueda interesar la doble fuente de inspiración: por un lado, un viejo dicho de los peregrinos del Camino de Santiago, que dicen que la meta no es llegar al final del camino, sino el camino en sí mismo. Por otro, las aventuras de USagi Yojimbo, cómic creado por Stn Sakai, cuyo protagonista se encuentra realizando el peregrinaje del guerrero, y en uno de sus capítulos vuelve a su antigua villa, sólo para descubir que aquel ya no era su hogar, éste sólo existe en su recuerdo, y su nuevo hogar es, pues eso, su peregrinaje.

    Me gusta

  8. Es la inteligencia aparente la que nos hace infelices y nos saca de la felicidad aparente, ese es el primer paso, pero si logramos superarlo, la inteligencia plena lleva a la misma categoria de felicidad. Animo. Mono Duarte.

    Me gusta

¿Y tú qué opinas?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s