Anécdotas de Londres (I): Cómo ligar (sin darte cuenta) en el Tube

Después de escribir esta entrada, Gracia me ha recomendado no publicarla, porque dice que no voy a parecer “muy humilde”. Pero qué queréis que os diga, ya está escrita, y todo el mundo tiene derecho a sentirse guapo… aunque no sea con el público deseado (ejem).

Lo mejor será poneros en situación: mes de septiembre, metro de Londres, en el vagón íbamos cuatro españoles (a los que llamaremos Sergio, Anto, Gracia y David) con caritas de cansado porque Londres es una ciudad un rato grande, sobre todo si la quieres visitar en una semana. Y ahora paso a contaros los acontecimientos desde dos ópticas, como hacía Akira Kurosawa en Rashomon, o Tarantino en Pulp Fiction (por innovar un poco).

Primero de lo que yo me enteré: Iba de pie con cara de dormido, aunque más que de pie, iba colgado de una barra del metro. El vagón estaba relativamente vacío y, a pocos metros, había un chico y una chica que miraban hacia la zona donde yo estaba y comentaban algo. Yo iba totalmente abstraíado, a mi bola, en la parra, en los mundos de Yupi… vamos, como de costumbre; y apenas atendía a lo que decían. En un principio miré a mi alrededor (¿se me habrá caído algo?), y luego me di cuenta de que hablaban en murmullo que identifiqué como español, y me dije “esta gente me han visto a mí también cara de españolito, y estarán comentando <<anda mira, otro spanish más en Londres>>”. Vale, hasta ahí mi versión de la historia.

Ahora la versión de Sergio, que veía la película desde otro ángulo:

-Él: Mira a ése.
-Ella: Sí.
-Él: ¿Es guapo, no?
-Ella: Psé, no está mal.

A todo esto, Grace se me acerca y me comenta algo, en español, claro. Cuando los chicos se dan cuenta de que nos estábamos coscando de lo que hablaban (bueno, “estábamos”, estaban, ya os digo), se volvieron un poco incómodos y cambiaron de tema.

Que conste en acta, para los que no me conozcáis in person, que no soy ningún adonis. Que uno hace lo que puede, pero  después de estar varios días pateando Londres, con pocas horas de sueño en el cuerpo y alimentándome a base de sandwich, no creía yo que estuviera para levantar pasiones.

De este episodio me quedo con dos cosas: lo primero, que mira que la gente es indiscreta ¿eh? Vamos, que irte al extranjero a ponerte a hablar en la cara de una persona si te parece así o asá (pensando que no te entiende) me parece incorrecto… Lástima que yo iba más empanao que Benzema, si no le hubiera dicho: “que os he pillao con el carrito del helao”. Y segundo (y más importante): ¿No es para preocuparse que a él le pareciera guapo y que a ella sólo le pareciera “psé”?

About these ads

5 pensamientos en “Anécdotas de Londres (I): Cómo ligar (sin darte cuenta) en el Tube”

  1. ¡¡¡Ja, ja, ja…!!! ya te vale, ligar y no darte cuenta…Pero tengo que decirte que nos habríamos reído más si los hubieras pillado y les hubieras dicho lo del carrito del helado.

  2. Doy fe que todo es totalmente cierto :P y se te ha olvidado coentar las pintitas que traia el zagal en cuestion… que vamo era discretito, discretido … to pa q te fijares en el… y vas tu y pasas… er pobre :P jejejeje

¿Y tú qué opinas?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s